EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Celebramos el día de Reyes con una suelta de libros en el Metro

12 enero, 2017

 

libros_storytelling_creatividad_02

El lugar más importante de nuestro taller es la biblioteca, aunque el sofá y el proyector le disputen con justo merecimiento el protagonismo. Es el lugar más importante por lo que representa más que por su mera acumulación de libros. Nuestras raíces se solventan a partir de las lecturas que hacemos en cada lugar en el que vivimos o trabajamos. En definitiva, 8 años en Barcelona, equivalen a unos 500 libros formados en hileras como presencias pacientes y silenciosas. La inconveniencia de este asunto, radica como siempre, en esa actitud contractiva tan propia del espacio físico. Si el universo se expande, nuestro taller no lo estaría notando mucho, más bien todo lo contrario.

Por eso hemos decidido dar alas a 10 libros y regalarlos durante el día de reyes. Nuestra idea, nada original por cierto, era envolverlos para regalo y dejarlos a su suerte en distintas estaciones y lugares del Metro de Barcelona.

libros_storytelling_creatividad_01

Para que el asunto sea algo más personal y emotivo, les añadimos a todos un mensaje en el exterior, como si fuese el mismo protagonista del libro quién pidiera, no sin un poco de manipulación, ser llevado al calor de otro hogar, donde pudiera encontrar más ojos curiosos que se paseen por sus páginas.

Además, en la primera página en blanco, escribimos una breve dedicatoria a ese ser anónimo que en definitiva sería el nuevo propietario/a. La escribimos en lápiz, como se deben escribir todas las dedicatorias serias en un libro regalado. Ya sabemos lo feo que es arrancar una hoja de un libro solo porque ya nos da algo de rabia leer esas palabras tan cargadas de un afecto pasado y pisado.

libros_storytelling_creatividad_00
La experiencia fue emocionante, nos convertimos en unos sujetos que como sombrías apariciones iban dejando libros a su paso y haciendo fotos de todo lo que iba ocurriendo, con un delirio de desapercibimiento de muy baja eficacia. 

Los primeros los dejamos en la L2 Monumental, nuestra estación más cercana. Luego fuimos viajando por distintas lineas, haciendo conexiones con la L5, L3 y L1. Los fuimos depositando sin que nadie nos viera, y de ese mismo modo, nos quedábamos ocultos mirando qué sucedía.

libros_storytelling_creatividad_03

libros_storytelling_creatividad_04 libros_storytelling_creatividad_06 libros_storytelling_creatividad_09

Luego ya comenzamos a dejarlos en diferentes espacios, en las escaleras, en los asientos dentro de los vagones, apostados en columnas, etc, etc. Cualquier lugar visible que sea paso asegurado de los pasajeros era una oportunidad para que nuestros libros encontraran un destino seguro. Por lo general, no tenían que esperar mucho.

libros_storytelling_creatividad_08

libros_storytelling_creatividad_07

libros_storytelling_creatividad_05

Al final, deberíamos pedir disculpas a los físicos por dudar de sus teorías, es verdad que el universo se expande, o al menos eso sucedió con nuestra biblioteca. Nos gusta pensar que los libros no se fueron, simplemente ampliaron su mundo.