fbpx
EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

El arte de ver las cosas

21 octubre, 2019

 

En tus paseos o recorridos cotidianos,
¿ves algo que no has salido a mirar?

Todas las mañanas, o casi todas, salgo a pasear por mi barrio (Poblenou, en Barcelona). Al menos unos 70 minutos los dedico a andar, sin mayor propósito que observar. La determinación del paseo, viene de por sí con una leve expectativa implícita, existe un inventario de cosas que sé que veré, es lo que hace que en definitiva, quiera salir a pasear. La promesa de una cierta cantidad de estímulos que la ciudad siempre me ofrece.

Pero aún así, no evito preguntarme si veré algo que no me propongo ver, si cabe, en la aparente sincronía urbana, la sorpresa. Salgo a pasear sin rumbo con la ilusión de ver algo inesperado. Es decir, planifico y me ofrezco voluntariamente al azar.

La planificación del azar o el caos controlado, no deja de parecer un oxímoron, se intuye como contradicción si nos dejamos guiar por la relación simplificada que nos une a esos conceptos. 

Pero lejos de ser una contradicción, planificar lo inesperado es lo que define a un proceso creativo. En un proceso creativo, el pensamiento debe comenzar en un territorio conocido para luego entrar en uno que le pueda dar una sorpresa, que le ofrezca algo que ver más allá de lo esperable. La creatividad se alimenta de la incertidumbre y yo trato de ofrecerle en sacrificio, por un rato, mi ilusoria sensación de control sobre el universo.

El trabajo de un creativo es proporcionarse a sí mismo un plan y desarrollar con el tiempo un criterio que le ayude a intuir el potencial de lo que se encuentra en el camino. Darle valor o no a lo que la incertidumbre le arroja a sus pies.

Mis paseos siempre están relacionados con alguna lectura, no tanto por una equivalencia temática, cuando leo un libro, su contenido y progreso ocupan mi cabeza sin importar qué otra cosa esté haciendo, hacen de filtro catalizador de mis ojos y de mi pensamiento. Se filtran sus ideas en las mías y yo me dejo influenciar por ellas. 

En esa mezcla de lo cotidiano, mi cuerpo conectando puntos en el espacio, con las ideas complejas que otros autores me ofrecen, se generan muchas de las ideas que luego utilizo en el trabajo, a veces son caminos a seguir. A veces son ideas para algún contenido o workshop, a veces son divagues que luego escribo, como este que me proporcionó John Burroughs con su maravilloso “El arte de ver las cosas”, que de paso aprovecho para recomendarte. 

La lectura también debería ser siempre un azar planificado.

Lucas Daglio, Director Creativo de Stay Hungry