EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

El mundo se paraliza

26 mayo, 2014

 

tallers_oberts_stay_hungry_11

Este fin de semana hemos participado por primera vez de los Tallers Oberts de Barcelona, para los que no conocen la iniciativa, les cuento que se trata de unas jornadas (sábado y domingo) en las que los artistas de la ciudad abren las puertas de sus talleres para que todo el mundo pueda visitarlos, conocerlos, ver cómo trabajan y participar de muchas actividades gratuitas.

Cuando digo que los artistas abren sus puertas, me refiero a cientos de talleres artísticos distribuidos por barrios en toda la ciudad, cada barrio se organiza de modo independiente y hace su mapa referenciando a sus espacios y actividades, se ofrecen tours en bicicleta para que puedas recorrer en un par de horas todos los talleres.

Cuando digo cientos de talleres, estoy diciendo miles de artistas. Solo en Poblenou (barrio post industrial de Barcelona) debe haber unos doscientos.

Si aún no te diste cuenta, te estoy diciendo que en Barcelona hay miles de artistas.

Nosotros abrimos el sábado con dos talleres gratuitos y el domingo con visitas y un taller que tuvimos que agregar a último momento por la cantidad de gente que nos escribió. Aprovecho para agradecerles a los que vinieron y a disculparme con los que no pudieron venir, prometemos más talleres gratuitos muy pronto.

En el medio de toda esta maravillosa vorágine, me tomé un minuto para chequear mis emails y actualizar el estado de Facebook en nuestra página. Fue cuando vi un post que promocionaba el partido de fútbol del Real Madrid contra el Atlético de Madrid, el titular decía: “Se paraliza el mundo”. Debo confesar que si bien a mi me gusta el futbol, me entristeció de un modo inesperado leer esto.

Como publicitario entiendo el impacto del titular, quizás la tristeza subyace en que careciera de toda metáfora, lo que me angustiaba era su literalidad, el mundo ante este tipo de acontecimientos se paraliza.

Por un instante, toda esa energía desplegada por los miles de artistas se congelaba, los talleres en mi mente se cerraban, las pinturas dejaban de derramar su color en los lienzos, una boca quedaba a medio pintar, un taxi con la puerta entreabierta y una señora con medio pie en la acera, un perro con la pata levantada, su dueño mirando petrificadas las agujas del reloj, un ladrón de bicis con la tenaza a punto de comerse una cadena y 80 mil personas sentadas en círculo, entre ellas la casta política que aquí no se mencionará jamás, por buen gusto simplemente.

Cerré el Facebook como quien cierra los ojos y los volví a abrir,  y me vi rodeado de gente increíble haciendo los ejercicios de nuestro taller, escribiendo, soñando, pensando, con su mente en movimiento, siempre en movimiento.

Como prueba, comparto algunas de las fotos tomadas este fin de semana:

tallers_oberts_stay_hungry_00 tallers_oberts_stay_hungry_01 tallers_oberts_stay_hungry_02 tallers_oberts_stay_hungry_03 tallers_oberts_stay_hungry_04 tallers_oberts_stay_hungry_06

tallers_oberts_stay_hungry_12 tallers_oberts_stay_hungry_13 tallers_oberts_stay_hungry_14 tallers_oberts_stay_hungry_15