EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

El proceso de construcción de la identidad creativa

12 octubre, 2017

 

Fragmentos, definiciones y otras cosas

Siempre sostuve que contar una idea es como confesarse. La creatividad es una forma del pensamiento profundo y personal. Nuestras ideas contienen partículas que constituyen modos de ver, opiniones y posicionamientos. La mayoría de las veces, estas partículas están ocultas tras la idea, pero para nosotros están tan presentes, que su exposición supone un riesgo. Nuestro grado de libertad intelectual y creativa se define a partir de nuestra capacidad de exposición y de asumir estos riesgos.

Dice Jorge Wagensberg: La autoestima es el motor del progreso creativo.

 

El miedo a la exposición

Es paradójico, pero al mismo tiempo que buscamos ser distintos y originales, omitimos y ocultamos nuestros rasgos más diferenciales.

Destacarse nos invita a un doble juego.

No voy a negar que en ocasiones, al mostrarnos tal cual somos y expresarnos libremente corremos el riesgo de ser señalados, sobre todo por un entorno que descansa en una apacible mediocridad sin sobresaltos. Pero por lo general, la exposición de una mirada propia genera la reacción contraria, presupone una atracción en el otro que termina provocando una autoafirmación en uno mismo.

Cultivar la mirada propia

Expresar la mirada propia (con o sin riesgo)

Generar una atracción, reacción en el otro, provocar una respuesta (Feedback)

Alimentar la autoestima, reafirmarse, redoblar la apuesta

Ganar libertad intelectual

Me pregunto:

¿Destacarse y diferenciarse nos aísla?

¿O quizás nos permita tener relaciones más puras, profundas y sinceras?

El biólogo Humberto Maturana dice:

Nuestra estructura biológica no es ajena a nuestro tejido social – Existe un comportamiento análogo entre ambas y se retroalimentan porque en el fondo no es más que un mismo y complejo sistema. El individuo se constituye y desarrolla a partir de su propia composición social.

Es decir, nadie es una isla. Somos un sistema y los sistemas para estar en movimiento se alimentan de la complementariedad de sus integrantes. Alimentar la mirada propia es positivamente funcional a un sistema que necesita estar en movimiento y evolucionar.

La creatividad es un ejercicio de identidad, y la identidad se construye a partir de un proceso interno y externo, del individuo como parte de un tejido social, su relación con el mundo y su capacidad de expresarlo hacia afuera:

De afuera hacia adentro (Hiperestesia)

De adentro hacia afuera (Hiperconciencia)

Nuestra relación con el entorno – La hiperestesia y la creatividad

La hiperestesia es la capacidad de percibir (con todos los sentidos) con una elevada intensidad. Es la información del entorno que entra con fuerza y se traduce en empatía, la empatía se convierte en un estímulo de entrada muy potente. No eres indiferente al entorno, formas parte, te duele, te conmueve y te hace feliz.

Agudizar los sentidos para alimentar la empatía

Mirar mucho para ver lo que nadie vió.

Acercarse, alejarse, pasar corriendo, en bici, de mañana, por la tarde, por la noche,  por un mismo lugar. Para que el lugar no sea el mismo.

Las cosas están ahí para ser vistas, contadas, examinadas, cuestionadas.

George Perec dice: “Ver todo aquello que por lo general no se percibe, aquello de lo que no solemos darnos cuenta, lo que carece de importancia: Lo que ocurre cuando no ocurre nada, solo el paso del tiempo, de la gente, de los coches, de las nubes”

Oír el sonido de la calle, ¿Hay armonía? o solo ruido, o el ruido se convierte en armonía.

La música está en todas partes, según John Cage.

Se sienta en el piano, y no toca durante 4,33min. Se puede percibir el murmullo de la sangre correr, el pulso, el latido del corazón, se acompasan para romper un silencio que nunca existió, esos sonidos estaban allí antes, solo que no los oíamos.

Tocar madera, tocar el aire, tocar al otro. Buscar con la punta de los dedos.

Ir al Polo Norte, desnudarse.

Ir al desierto con botas de cuero y gabardina

Sentir el agua correr por dentro

Apagar una sed mortal

¿ESTA SEMANA HAS PROBADO ALGO NUEVO?

¿Cómo fue?

Intuición: se produce a partir de lo que conocemos del mundo y lo que percibimos en un instante presente.

En su libro, Atrapa el pez dorado, David Lynch escribe sobre la intuición:

“La vida está llena de abstracciones y la única manera de entenderla es a través de la intuición. Intuición es ver la solución: Verla, saberla. Es la unión de la emoción y el intelecto”

La creatividad no es un fin, es un proceso,

La vida no es más que un proceso,

Nuestra identidad es un proceso a prueba de dogmas.

Fuentes:

-Más árboles que ramas, de Jorge Wagensberg
-Atrapa el pez dorado, de David Lynch
-Tentativa de agotamiento de un lugar parisino, de George Perec
-El árbol de la naturaleza, de Humberto Maturana

Si te interesan estos temas, quizás también te interese saber un poco más sobre nuestros talleres.