EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Entrevista en Yorokobu: El Señor X debe morir

23 mayo, 2014

 

img_2892

«El Misterioso Señor X es un personaje previsible que cada día hace lo mismo, pero un día le ocurre algo diferente, un suceso al que llamaremos ‘bifurcación’», enmarca el suceso Lucas L. Daglio, cofundador de la academia de creatividad Stay Hungry Stay Foolish –SHSF- (Barcelona). Esa cosa novedosa que le ocurre podría ser cualquiera: quizás un encuentro fortuito con alguien, quizás un nuevo trabajo o quizás tan solo eligió una ruta distinta para llegar casa. No importa cuál fuera la variante, Daglio ha decido que Mr. X debe morir.

Este entrenador de la imaginación, junto a su compañera Guadalupe González, regalarán a todos esos que buscan la manera de aprender a ser creativos dos clases gratuitas este fin de semana en el evento Tallers Oberts (Talleres Abiertos) de Barcelona, unas jornadas en la que todos los artistas de la ciudad abren sus puertas al público con actividades, performances, conciertos, talleres y visitas guiadas gratuitas.

El Señor X en realidad es un tipo imaginario con el que, en el espacio de tres horas, los asistentes a la clase aprenderán «escritura creativa» y confeccionarán «un libro acordeón: una técnica de encuadernación perfecta para escribir cuentos cortos presentados en diferentes tipologías de papel, colores y formatos», explican los creativos.

img_2852

«¿Solo los escritores pueden contar una gran historia? ¿Solo ellos pueden pensar esos giros inesperados en la trama que te dejan con la boca abierta?», reta Daglio a los asistentes que vengan a participar mañana. «Este taller tiene como objetivo dar una herramienta que te permita esquivar el pensamiento previsible para encontrar enfoques originales y únicos a la hora de tener ideas, contar historias o de resolver problemas. Y además aprenderán una milenaria técnica de encuadernación perfecta para inmortalizar una historia».

Para decidir el futuro del Sr X los alumnos deberán escoger una tarjeta con una frase que les indicará cuál es ese hecho distinto que le ocurre. «Se encuentra con alguien, descubre un cuadro misterioso, abre una puerta oculta…», sugieren posibilidades estos profesores argentinos. Luego deberán sacar otra tarjeta con otro momento, la «fatalidad», que marcará el triste final del tipo.

El impartidor de creatividad explica que «el desafío es conectar ese momento de bifurcación con el final en 10 pasos, utilizando el efecto de causa/consecuencia. Es decir, el primer suceso tiene como consecuencia un segundo, que tiene como consecuencia un tercero, y así hasta llegar al final. La clave está en escribir al menos cuatro posibles consecuencias de cada paso y elegir la menos previsible para que la historia vaya por caminos insospechados. Así irán escribiendo en varias líneas creativas simultáneamente, lo que les permitirá, en el caso de bloqueo, poder volver uno o más pasos hacia atrás y retomar el hilo en otra línea de trabajo».

taller_inventos_shsf_2

El otro taller que impartirán el sábado los fundadores de SHSF, Inventos inesperados, es una de las actividades que utilizan en sus cursos regulares durante todo el año. Consiste en una propuesta en la que cada alumno toma al azar una tarjeta de cada una de las dos cajas que hay sobre la mesa.

«En una caja hay nombres de objetos concretos: reloj, bicicleta, tostadora…, y en la otra conceptos abstractos: tiempo, sueños, viento…», explica. «Con el par de palabras empieza la primera etapa del proceso, el análisis, que significa dividir algo en todos sus componentes. Explorar las dos palabras elaborando dos columnas con todos los términos que nos vengan a la mente con relación a ellas. En una segunda etapa, la de síntesis,cogemos esos componentes en los que hemos divido las dos palabras del principio y los unimos, los condensamos, eso quiere decir reordenarlos para construir nuevos objetos e ideas. La tercera etapa es la de valorar las ideas que han surgido para poder escoger la mejor, y por último se boceta el mejor invento y se hace una gráfica publicitaria para presentarla y “venderla” al final del taller».

«Para muchos crear es un acto de magia, un misterio que depende de la inspiración súbita y está reservado solo para personas con talento natural», rompe el mito del don el instructor de imaginaciones. «Este taller demuestra cómo a partir de un proceso de trabajo todo el mundo puede crear e inventar cosas que jamás creyó posibles».