EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

La historia de la pregunta

14 abril, 2014

 

148383215

“Cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta revolución” J. Wagensberg

En el libro “Más árboles que ramas”, Jorge Wagensberg escribe unas 1200 frases que describen el rol de la ciencia, la filosofía y el pensamiento. Un ejercicio de inteligencia y síntesis admirable en el que logra hablar sobre temas muy complejos con una simpleza abrumadora.

Una de esas frases la dedica a hablar del origen de la palabra pregunta o preguntar, me ha gustado tanto que la comparto aquí:

“La palabra pregunta procede de la palabra latina conto, que es un palo que el barquero hunde en el agua para explorar su profundidad, y así prevenir un eventual embarrancamiento. La palabra contare designa el uso de ese palo para tantear el fondo que no conoce y anticipar así la incertidumbre. Del Latin culto, contare pasó al latín popular pre-contare, es decir, preguntar.”

Algunas preguntas han sido el fruto de los descubrimientos más importantes a nivel científico, han cambiado los paradigmas que construían nuestra realidad colectiva. Newton al arrojar la manzana se preguntó ¿Si la manzana cae?¿La luna caerá? Einstein también era un hombre curioso, su pregunta, algo más extraña si se quiere, fue: ¿Qué sucedería si me montara sobre un rayo de luz? Galileo se preguntó si no sería el sol el que gira alrededor de la luna, si la tierra no sería un planeta más, como esas estrellas que pinchaban el cielo cada noche.

La pregunta es fundamental para permanecer en un estado crítico con una realidad que se transforma constantemente. Jorge Wagensberg en su libro dice que una buena pregunta es la que permite llegar a un nuevo conocimiento, y que ese nuevo conocimiento debería llevarnos a una nueva pregunta.