EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Nuestros 9 libros del 2017 y una receta navideña surrealista

5 diciembre, 2017

 

De todos los libros que leímos este año, estos son los 9 que más nos han gustado. Además, al final del post podrán ver lo que realmente importa, nuestra exclusiva receta navideña surrealista. Un breve juego que te proponemos para arruinar con estilo estas fiestas.

1. Si mi biblioteca ardiera esta noche, de Aldous Huxley

En 1947 Aldous Huxley escribió un ensayo llamado “Si mi biblioteca ardiera esta noche”, en el que creó una lista de los libros que volvería a comprar si su biblioteca se prendiera fuego. En 1963, su biblioteca se prendió fuego. En este libro, el autor de Un mundo feliz, hace un repaso de los libros y los autores que lo influenciaron y los que no tanto. Imaginen tener de curador de sus bibliotecas a Huxley.

2. Una historia natural de la curiosidad, de Alberto Manguel

Si lees este libro de Alberto Manguel te pasarán varias cosas. Por un lado, querrás leer la Divina Comedia, ya que todo el ensayo construye un paralelismo entre la obra y la curiosidad. También querrás leer más libros de este autor, y lo bueno es que los tiene y muy recomendables. Lo último, es que leerás por primera vez un elogio a la curiosidad que resulta maravilloso. Alberto Manguel es un autor que comparte su amor por la literatura de un modo muy particular. Cuando lo termines, querrás abrazar a tu biblioteca.

3. Autobiografía de G. K. Chesterton

La autobiografía de G.K. Chesterton comienza más o menos así:

“Lo siento si el panorama y la gente resultan decepcionantes de puro respetables (…) deficientes en todos esos aspectos que hacen que una biografía sea realmente popular. Lamento no tener un padre siniestro y brutal que ofrecer a la mirada pública como la verdadera causa de mis trágicas inclinaciones; ni una madre pálida y aficionada al veneno, cuyos instintos suicidas me hayan abocado a las trampas del temperamento artístico”.

Y no para de ser cada vez mejor, más aguda y divertida hasta el final.

4. El bazar de los malos sueños, de Stephen King

En este libro de cuentos, Stephen King (prometemos no mencionarlo por un tiempo) construye un catálogo de terrores tan variado que por momentos se atreve con la ciencia ficción y con el humor negro. Tiene cuentos geniales y cuentos buenos, pero en promedio el libro es una invitación a esa incómoda sensación de tener el libro cerrado en la mesa de noche y temer que alguno de sus monstruos se escape.

5. Anatomía del miedo, de José Antonio Marina

Esta recomendación hace combo con la anterior. Primero te asustas con Stephen King y luego comprendes por qué y lo racionalizas con este libro:

Vivimos entre el recuerdo y la imaginación. Entre fantasmas del pasado y fantasmas del futuro, reavivando peligros viejos e inventando amenazas nuevas. El miedo es un sentimiento y todos los sentimientos tienen unos rasgos comunes. Son, en primer lugar, un balance consciente de nuestra situación. El modo como nuestros deseos o expectativas se comportan al chocar con la realidad

6. La huella del angel, de Nancy Huston

Esta reseña podría llamarse “Mujeres escritoras que enamoran”. Nancy Huston es una escritora canadiense que escribe novelas preciosas, tristes, dramáticas, llenas de una nostalgia necesaria. El romance siempre tiene un carácter novelesco, incluso en la vida real, sin drama no hay historia. En “La huella del ángel”, nada ocurre como en las historias de amor, nuestra voluntad lectora siempre es corregida por la letra impresa que nos va empujando hacia donde no queremos, hacia esos lugares incómodos en los que descubrimos, como lectores, nuevos y oscuros territorios.

7. La humillación, de Philip Roth

En apenas 153 páginas, Philip Roth es capaz de agotar el tema de la humillación. Como ejercicio es interesante: pensar un emoción o sensación humana y ahondar en ese proceso de degradación hasta agotar el stock emocional del personaje, que nunca encuentra consuelo, que nunca vuelve a sentirse cómodo en su existencia, como si el cuerpo le quedara grande luego de haber sido alguien. Un libro difícil, que se te atraganta por momentos, un libro incómodo y devastador. No leer antes de dormir!

8. De vidas ajenas, de Emmanuel Carrere

De vidas ajenas fue una de las primeras lecturas del año y recuerdo haber pensado “¿Será este el mejor libro que lea en 2017? qué pena, recién es febrero”. Y si, al final lo fue. Si aún no leíste nada de este autor, también te recomiendo “El adversario”. Las primeras 30 páginas de este libro que tratan del catastrófico tsunami en Sri Lanka  ya valen un año de decepciones. Todo aquél que sea un aficionado de la escritura debería leerlo.

9. Los cuentos siniestros, Kobo Abe 

Creo que ya hablé antes de esta sorpresa que nos dimos en 2017, el descubrimiento de Kobo Abe ha sido una de las alegrías literarias de este año. No comprendo por qué es tan difícil de conseguir, por qué no es reeditado y por qué todo el mundo (o mucha gente como yo) ignoraba la existencia de este autor Japonés.  Los cuentos siniestros jamás podrían haberse llamado de otro modo, porque lo son! Cuentos que combinan géneros, cuentos con humor negro, con crítica social, con terror, con ciencia ficción y todo mezclado. Si lo encuentran, lean a Kobo Abe!

…y una receta surrealista:

El punto de partida para crear una receta surrealista es no tener tanta hambre como ganas de jugar. También es muy importante estar bien rodeado de gente predispuesta a entregarse a un banquete completamente inesperado. Aquí les dejamos las instrucciones:

1.

Hacer una lista de ingredientes/alimentos (todo lo que tengas en la nevera); otra lista de formas de cocción; otra de recipientes para servir; otra de cubiertos para comer (incluir las manos) y una última lista de palabras al azar.

2.

Poner en 5 urnas distintas las palabras recortadas de cada lista.

3.

Tirar un dado para saber cuántas palabras sacar de la primera urna (la de los ingredientes y alimentos)

4.

Luego sacar al azar una palabra de la segunda urna ( forma de cocción)

5.

Preparar el plato con esos alimentos y a partir de esa forma de cocción.

6.

Del mismo modo, sin mirar, ver qué sale de la tercera urna (recipiente para servir)

7.

Ahora toca ver con qué cubiertos tendrán que comer ese plato, si has preparado una sopa y toca comer con las manos, mala suerte, podría haber sido peor.

8.

Y por último,  sacar una palabra de la última urna, la palabra que haya salido será el disparador para la conversación. Cada x tiempo, cada comensal puede extraer una palabra nueva de esa urna y cambiar el tema de la forma más sutil posible, sin que los demás adviertan cual era la palabra disparadora.

Fin de fiesta. Felices fiestas.

SHSF.