EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Entrevista: ¿Qué hacer cuando no sabemos qué hacer?

27 abril, 2012

 

561891_328596577207014_493464942_n

Creatividad. Ese don escaso y tantas veces invocado se detuvo hace algunos días en Barcelona. Cansado de ser llamado a escena mil veces para ser infrautilizado en lamentables apariciones, lo dejó todo para someterse a un férreo entrenamiento. “Me inspira Rocky Balboa” dicen que dijo antes de recluirse, pero nadie ha podido confirmar esas reveladoras palabras: desde que entró en Stay Hungry Stay Foolish, el espacio taller que hará de él un gran talento para el goce de todos, casi nadie le ha visto… Éste es el testimonio en exclusiva de uno de sus entrenadores, Lucas Daglio, que nos acerca peligrosamente a la esencia de una renovada creatividad. Impresiona.

Llego a Stay Hungry Stay Foolish en una calurosa mañana y lo primero que tuve fue el efecto “días de radio” que sufría a menudo mi abuela cuando las estrellas de su radionovela favorita visitaban el pueblo. “Para ser entrenador ocupa mucho menos espacio del que debería ocupar”, pensé. Eso estaba digiriendo, cuando me invita a pasar a un rincón demasiado noble para mi vestimenta siglo veintiuno —gran ventanal enmarcado por columnas, imponentes cortinas rojas, mesilla de té con pie forjado…— y se sienta justo frente a mi jugando con un bastón en las manos. “Cómo es posible que él haga de la creatividad algo verdaderamente fuerte”. Entre frases firmes que dice, pero que también escucha, Lucas Daglio (La Plata, Argentina, 1977) va desgranando el proceso en el que ese don tan escurridizo se hace enorme para ayudarle a un simple mortal a sobreponerse a un mundo de verdad difícil.

Breve y claro, por favor… ¿qué es la creatividad?

Es lo que deberíamos hacer cuando ya no sabemos que hacer. Cuando no hay más recursos, cuando se agotan las posibilidades, lo que surge a partir de ahí es pura creatividad.

¿Y es posible entrenarla? Si ya es incierta su naturaleza…

Se puede ejercitar como cualquier otro músculo del cuerpo humano. El cerebro es flexible, mientras más conocemos, más flexible y más hábiles nos volvemos.

Ya, eso dicen…

Nacemos únicos y diferentes, pero cuando crecemos perdemos esas características diferenciales, nos homogenizamos. Si a un niño le das un juguete, a la semana quiere otro porque se aburre. ¡Lógico! De mayores buscamos la seguridad de la repetición, y es ahí donde está la muerte de la creatividad.

¿Es éste su mayor enemigo entonces?

¿La repetición? ¡Seguro! Por ejemplo, pienso mucho si existe o no el concepto “mismo día”. Cuando decimos “cumplo años el mismo día que tú”, o nos agobiamos porque “otra vez es lunes” me parece ridículo, absurdo. Dos días no pueden ser iguales, aunque se llamen igual, aunque caigan en el mismo número. Eso va en contra de la evolución misma, pero lo decimos, y nos empeñamos en que de verdad sean iguales, con las mismas rutinas, con la menor cantidad de novedades posible para ser capaces de afrontarlos.

Me perdí. Perdón. ¿Qué tiene que ver el espacio tiempo con la creatividad?

Que ser creativos es afrontar cada día de forma diferente porque cada día no es igual. Es tener las defensas para adaptarte a lo desconocido por muy extraño que sea… ¿Qué pasaría si hoy te dijera que no es ‘1, 2, 3’ sino ‘1, 2, zapato’ o ‘1, 2, viga’? Si consigues saber porqué, si lo resuelves y no te disturba, estás usando tu creatividad.

Entonces, esto de la creatividad ¿No es un asunto limitado sólo al ámbito profesional?

Para nada. Ser creativos es poner obstáculos a tu forma habitual de pensar, someter tus certezas y convencerte de que pueden ser modificadas… Tuve un alumno que se apuntó el mismo día que empezaba un taller una hora antes de comenzar. Cuarenta años, recién separado, en un momento bajo de su vida. Esto no es una terapia ni nada parecido, pero a él le sirvió para cortar con su vida de antes: dejó el trabajo y puso una tienda ¿Porqué? Porque hizo un ejercicio de observación y amplitud mental, conectó su realidad con los recursos que en ese momento el mundo le ofrecía y con lo que un día aprendió y pensó que nunca le iba a servir. Se adaptó.

¿Debió haber tenido alguna aptitud particular?

O no. No hace falta ser un consumidor compulsivo de tendencias, ni estar a la última en todo. La creatividad está en otro sitio, en el arte, por ejemplo. El artista, busca su propia voz creativa, combina lo que conoce y lo estructura de una forma que nunca se ha hecho.

¿Algún ejemplo?

Una herramienta que combinando twitter con la predicción del tiempo te avisa cuándo regar tus plantas. O la tecnología cloud. La inventaron dos chicos que vivían en un pueblo, uno en lo alto de todo y el otro abajo. Cansados de olvidarse archivos cuando uno iba a casa del otro inventaron un lugar donde dejarlos y poder recogerlos. Había un obstáculo, la distancia; un conocimiento, la tecnología, y con ello plantearon una solución, la nube.

Combinaron elementos existentes ¿Es esa la clave?

La creatividad es alquimia de conocimientos. Es llenar tu caja mental de herramientas y sentir curiosidad para usarlas. Si tienes tres herramientas, eres capaz de solucionar x cantidad de cosas, si tienes diez, seguro que podrás resolver más. Así de simple.

Redacción: Constanza Saavedra

Ilustración: Mayra Aguilar