EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Rituales creativos. Las rutinas cotidianas de los artistas (3/3)

30 julio, 2015

 

Teníamos pendiente esta tercera y última parte de los rituales cotidianos del libro Daily Rituals de Mason Currey, mi preferido, Herman Melville!

Herman Melville (1819 – 1891)

detalle_91

En una carta que escribió a un amigo, Melville contó algo sobre su rutina diaria de trabajo, es quizás el único registro que existe de su vida personal. En ese momento, se hallaba inmerso en su novela Moby Dick.

Me levanto a las ocho y voy hasta mi establo, le doy los buenos días a mi caballo y su desayuno. (Me pesa tener que dárselo frío, pero no puedo hacer otra cosa). Luego, le hago una visita a mi vaca, corto alguna calabaza para dársela y me paro a contemplarla comer, pues es una visión placentera ver una vaca moviendo las mandíbulas, ya que lo hace tan humildemente y con tanta santidad. Una vez que he desayunado yo también, me voy a mi cuarto de trabajo y enciendo la estufa, luego coloco el manuscrito sobre la mesa, le echo un vistazo sumario, y pongo manos a la obra con todo mi empeño. A las dos y media escucho en la puerta el toque convenido, que a petición mía, continúa hasta que me levanto a abrir, lo cual resulta un modo eficaz de sacarme de mi escritura, por absorto que esté en ella. Ahora mis amigos el caballo y la vaca exigen su cena y voy a dársela. Habiendo cenado yo también, preparo el trineo y con mi madre o hermanas parto haci el pueblo, y si fuere un mundo del día literario. grande es nuestra satisfacción. Mis noches las paso en una suerte de trance hipnótico, sin poder leer, solo hojeando alguna que otra vez algún libro en letra grande.

Vladimir Nabokov (1899 – 1977)

vladimir-nabokov

Los hábitos de trabajo del novelista ruso tenían fama de peculiares. Desde 1950, empezó a componer sus borradores a lápiz en fichas a rayas, que guardaba en largos ficheros. Como Nabokov visualizaba una novela en su totalidad antes de empezar a escribirla, este método le ayudaba a componer pasajes de manera no secuencial, en cualquier orden que se le antojase; barajando las fichas, podía reorganizar rápidamente párrafos, capítulos y secciones enteras del libro.

De joven, Nabokov prefería escribir en la cama mientras fumaba constantemente, pero al hacerse más viejo sus hábitos cambiaron.

Andy Warhol (1928 – 1987)

Andy+Warhol+andy_warhol

Todas las mañanas, desde 1976 hasta su muerte, en 1987 Warhol telefoneaba a su viejo amigo y colaborador literario Pat Hackett y le contaba los sucesos de las veinticuatro horas anteriores: la gente que había visto, el dinero que había gastado, los chismes que había oído, las fiestas a la que había asistido.

Observar su rutina de entresemana era tan importante para Andy que solo se apartaba de ella cuando no le quedaba remedio. Después de “Hacer el diario” conmigo por teléfono, hacía o recibía unas pocas llamadas, se duchaba, se vestía y llevaba a sus adorados perros en ascensor desde el tercer piso de su casa, donde estaba su cuarto, hasta la cocina del sótano donde desayunaba con sus dos amas de llave filipinas. Luego se echaba bajo el brazo unos cuantos ejemplares de Interview y salía a hacer comprar durante algunas horas por Madison Avenue, luego en las subastas, el distrito de las joyerías y las tiendas de antigüedades del Village. Les dejaba las revista a los dueños de las tiendas (con la esperanza de que decidieran anunciarse en ella) y a los admiradores que lo reconocían y lo detenían por la calle; siempre le agradaba tener algo que darles.