EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

Si aún no te decides, estos libros te darán el último empujón para dejar tu trabajo.

13 febrero, 2017

 

¿Y si todos dejáramos de trabajar para siempre? ¿Y si cambiáramos el concepto de trabajo por el “placer remunerado”, “pasatiempo rentado”, “inutilidad productiva” o  “vagancia con mecenazgo”? ¿Y si todos pudiéramos encontrar eso que nos apasiona y transformarlo en una forma de vida? Yo lo llamaría Dulce Apocalipsis.

Si estás en ese punto en el que tu cabeza se hace mil preguntas, si ya no soportas el día a día, a tu jefe, a tus colegas, si quieres dejar tu trabajo para irte de viaje, ponerte a estudiar una nueva carrera solo por el placer del conocimiento o tomar clases de violín para mimos (es decir, sin violín), si necesitas una voz amiga que te diga “manda todo a tomar por…” Estos son los libros que deberías estar leyendo:

1. El arte y la ciencia de no hacer nada, de Andrew J. Smart
IMG_3377

Siempre es importante tener una base científica para encarar a tu jefe, tiene que saber que no eres tú el que dice que es un imbécil, es la comunidad científica toda la que lo aclama. El día que decidas dejar la oficina para siempre, ve con este libro bajo el brazo, será tu bilbia a partir de ahora.

 

2. En defensa de los ociosos, de Robert L. StevensonIMG_3378

Stevenson escribió por lo menos 30 libros en su vida y no deseó tener “tiempo libre” para otra cosa. ¿Se puede vivir siendo escritor? no del modo en el que la sociedad de consumo promete. Pero si eres escritor, no tienes derecho a querer un coche, una casa propia, o el último iphone, a ti se te ha dado el don de la imaginación y de la palabra y yo personalmente te envidio mortalmente. Por cierto, este ensayo de Stevenson es genial, inteligente y muy provocador. ( Y sí, lo que se ve en la parte inferior izquierda del libro es una mancha de café)

 

3.Elogio de la ociosidad, de Bertrand RussellIMG_3383

Bertrand Russell es ya un amigo de la casa, está en casi todas nuestras charlas y tiene un lugar destacado en la Biblioteca de nuestro Taller de Entrenamiento Creativo. ¿Se puede adoptar un filósofo? Si se pudiera, me pediría a Bertrand sin dudarlo!

En este libro, publicado a principios de 1900, uno puede encontrar la base del pensamiento contemporáneo con respecto a la gestión del tiempo, el ocio (no como mero entretenimiento) y la vocación. Si tu trabajo de 2017 no alcanza los estándares mínimos que Bertrand Russell proponía para principios del siglo pasado, bueno, ya sabes lo que tienes que hacer.

 

4. La utilidad de lo inútil, de Nuccio OrdineIMG_3381

Este manifiesto de Nuccio Ordine no solo es inteligente y provocador, es aire puro que entra por las agrietadas estructuras del pensamiento predominante de nuestra cultura: “Solo es útil lo que tiene una función práctica, rentable o es medible de algún modo”. Y lo mejor, si te gusta el tema, este pequeño libro se transforma en un portal gigante, ya que podrás apuntar muchísimas referencias para futuras lecturas.

5. La abolición del trabajo, de Bob Black
IMG_3382

Ahora si llegamos al libro fundamental de esta humilde lista, La abolición del trabajo de Bob Black (Me gustaría mucho llamarme Bob Black) Solo como teaser, comparto el primer párrafo del libro:

“Nadie debería trabajar jamás. El trabajo es la fuente de casi toda la miseria existente en el mundo. Casi todos los males que se pueden nombrar proceden del trabajo o de vivir en un mundo diseñado en función del trabajo. Para dejar de sufrir, hemos de dejar de trabajar”

 

6. El derecho a la pereza, de Pablo Lafargue IMG_3385

Este manifiesto es de 1880 y es el más antiguo de la lista. Pablo Lafargue fue un activista de origen francocubano y escribió este panfleto politico en el que hace una defensa del sueño de la abundancia, del goce, y de la liberación de la esclavitud del trabajo.

El derecho a la pereza fue censurado durante mucho tiempo y tras la Segunda Guerra Mundial fue redescubierto para su reedición y reivindicación por sectores muy dispares, abandonando su condición de obra ideológica para convertirse en patrimonio universal.