EL ESTUDIO
EL ESTUDIO

¿Y si montamos una fábrica de inventos?

19 noviembre, 2014

 

workshop_creatividad_04

El sábado pasado abrimos las puertas como quien abre la mente y espera que algo maravilloso ocurra, que un viento acorralado en alguna parte se desate y agite las cortinas, que una idea intrusa nos golpee y se marche, que un visitante se sonría antes de abrir la boca y con ese gesto ya nos lo cuente todo, o cualquier otra cosa cuyo principal objetivo sea sacarnos de la letanía general e inaugurar alguna sensación en nuestro sistema.

Y como suele ocurrir en estos casos, en los que nos abandonamos al devenir de lo incierto, siempre salimos bien recompensados.

Me hace pensar cuántas cosas podríamos hacer cómo sociedad si nos dedicáramos seriamente a lograr el máximo de nuestro potencial creativo. Si el sábado, apenas unas cuantas personas sin prejuicio para jugar y usar la cabeza, han inventado cosas realmente geniales, qué podríamos lograr entre todos. Imaginen una gran fábrica de inventos, de unas 100 personas en una nave industrial que se dedicaran solamente a inventar, solucionar, pensar. ¿Cómo puede ser que siendo tanta gente no nos podamos dar esa posibilidad?

Más allá de estas reflexiones, que me permito hacer por la demostración vivida el sábado, no quiero olvidar que finalmente el pensamiento creativo requiere de un optimismo casi filosófico. Así como alguno pueda creer que elige ciertas cosas, nosotros seguiremos abriendo puertas, para que sea el viento quien agite las cortinas, abra las ventanas de un golpe y nos invite a volar. Como decía Bradbury, Lánzate al vacío y construye tus alas mientras caes.

Lucas.

workshop_creatividad_00 workshop_creatividad_01 workshop_creatividad_02 workshop_creatividad_03workshop_creatividad_05 workshop_creatividad_06 workshop_creatividad_07